RAZONES PARA QUITARLE LOS DISPOSITIVOS ELECTRÓNICOS A TU HIJO

image

1. A temprana edad los niños empiezan a formar relaciones con otras personas.
A los 2 años de edad el cerebro del niño aumenta su tamaño tres veces. La voz de sus padres, sus caricias, jugar juntos, todo esto le ayuda a crear conexiones emocionales con otras personas de manera normal. Pero los niños que desde edad temprana tienen acceso a los dispositivos electrónicos y ven caricaturas todo el tiempo, crecen un poco diferentes. Su sistema nervioso se desarrolla de forma inadecuada, lo cual afecta la concentración del pequeño y la manera como percibe el mundo.

2. Sin tableta y teléfono móvil los niños no sienten adicción.
“Las tecnologías atraen a las personas porque en el mundo virtual siempre puedes probar algo nuevo. Es muy difícil renunciar a su uso precisamente porque no hay límites para satisfacer tus deseos“, dice el doctor Garry Small, profesor de psiquiatría y director del Centro de la longevidad en el Instituto neurológico de California.
Con tan sólo oprimir un bóton, el niño puede obtener lo que desea. Es por eso que se acostumbra instantáneamente a su teléfono inteligente y, a diferencia de un adulto, no siempre puede controlarse.

3. Habrán menos motivos para llorar.
Si una persona siente adicción por algo, se molesta si se lo quitas. Pasa a cualquier edad. Por eso cuando tu hijo se ponga histérico, no te apresures a devolverle su tableta sólo para calmarlo. Únicamente solucionarás el problema de manera temporal.
”Si estos dispositivos se vuelven la herramienta principal para calmar y distraer a los niños pequeños, ¿cómo aprenderán a controlarse a sí mismos más adelante?“, cuestiona la doctora Jenny Radesky de la Universidad de Boston.
Es mejor procurar calmar al niño con una buena palabra, prometerle que lo llevarás a dar una vuelta o contarle un cuento para distraerlo.

4. El niño dormirá mejor.
Está comprobado que el uso de los dispositivos electrónicos en la tarde afecta de manera negativa la calidad del sueño y tu bienestar al día siguiente. El sistema nervioso descansa en el lapso de 21:00 a 01:00. Sin embargo, muchos adolescentes no descansan en ese momento prefiriendo pasatiempos más entretenidos. Y, lastimosamente, es menos saludable.

5. Aumentará su interés por los estudios.
Muchos padres se dan cuenta de que los teléfonos inteligentes distraen a su hijo constantemente y lo convierten en un individuo despistado.
“Estos dispositivos a veces sustituyen a las actividades prácticas, las cuales son tan necesarias para el desarrollo de las habilidades motrices, sensoriales y visuales que son bastante importantes para el aprendizaje”, añade la doctora Radesky.
Los juegos en línea y videojuegos también limitan la imaginación y creatividad de los niños. Y no te asustes de que tu hijo tal vez esté aburrido por el momento. Si presenta ese estado, tiene un motivo para pensar en algo para divertirse. Así es como los niños desarrollan su pensamiento creativo.

6. El niño se convertirá en un ser más social.
Aprendemos a ser educados y procuramos no lastimar a las demás personas precisamente porque al haberlo hecho alguna vez, nuestra memoria guarda recuerdos de ciertas reacciones a nuestras palabras. Y con el tiempo sabemos qué cosas pueden herir a otras personas para no decirlas. Pero, lastimosamente, cuando hablamos con alguien en línea, no podemos escuchar sus entonaciones, ni apreciar su lenguaje corporal o sus expresiones faciales. No es posible que sintamos los cambios de ánimo en una persona. Estas habilidades son esenciales para poder establecer buenas relaciones.
“Las tecnologías son capaces de hacer el proceso de comunicación más fácil“, afirma la doctora Kate Roberts, psicóloga infantil de Boston. ”Pero cuando tenemos un acceso ilimitado a este tipo de comunicación, empezamos a olvidarnos de los encuentros en vivo. Algunos niños procuran evitar las manifestaciones habituales de la naturaleza humana porque se les facilita más”.
Un niño necesita tener buena comunicación en vivo con su familia y sus amigos para poder manifestar compasión y entender la naturaleza de las demás personas. Sólo la comunicación en vivo le enseñará a sentirse relajado en compañía de otra gente, lo cual le será muy útil en la edad adulta.

7. El estado físico depende de la actividad.
Por lo general, si usamos nuestros dispositivos electrónicos, permanecemos en un estado estático. Y podemos estar sentados en la misma posición durante horas, sumergidos en lo que pasa en nuestras pantallas. Todos sabemos que esta inactividad puede ser la causa principal del aumento de peso, no sólo en adultos, sino en niños.
Según la investigación, los niños cuyos padres no les dejan conectarse al Internet desde sus recámaras, son menos propensos a padecer de obesidad.

8. La bondad natural de los niños permanecerá más tiempo.
Cuanto más tarde un niño conozca las manifestaciones de la violencia, mejor. No es ningún secreto que muchos videojuegos se basan en el principio de la lucha. El abuso de este tipo de juegos hace que los niños sean menos sensibles a la crueldad y puede provocar que el menor piense que la agresión es un buen método para resolver los problemas.

9. No hay nada más importante que la tranquilidad de tu hijo.
El enorme flujo de información, muchas veces innecesaria y dañina, incluso a un adulto lo vuelve intranquilo. Imagina cómo afecta a los niños que son mucho menos resistentes a diversas perturbaciones. Alguien le dice algo malo en las redes sociales, y el niño ya pierde la paz. Recuerda que es mucho más sencillo escribir algo que decirlo en la cara; es por eso que las redes sociales representan mucho riesgo para tu hijo y le pueden provocar mucho estrés.

Fuentelittlethings

Anuncios

Compartido desde WordPress — Píldoras de Psicología

Trucos psicológicos – http://wp.me/p1M04u-1OV

via Compartido desde WordPress — Píldoras de Psicología

Las Diez Mejores Formas para Sufrir Más

Si deseas sufrir más (sarcasmo) y mantener las emociones negativas siempre disponibles, aquí están las diez mejores formas de hacerlo – en ningún orden en particular:

1. Piensa cómo otras personas están causando tus emociones y cúlpalos por ello.

2. Piensa en lo mal que te sientes, hazte de etiquetas e historias elaboradas acerca de tus emociones. Cuéntales a tus amigos estas historias – frecuentemente.

3. Involúcrate más con las adicciones. Las adicciones son maravillosas para sufrir aún más porque, además de resistirte a las emociones negativas mediante la participación en conductas adictivas -lo que hace que la negatividad persista- añades más pensamientos, emociones y sensaciones incómodos a la mezcla, como aislamiento, negación, culpa y vergüenza.

4. Comprométete en prácticas espirituales y de auto-mejoramiento que cultiven únicamente emociones positivas. Esto seguramente solidificará la experiencia de que cualquier cosa negativa es REALMENTE MALA, que a su vez creará más resistencia a la negatividad. La negatividad, más la resistencia equivale a más negatividad.

5. Mantente en Facebook durante horas discutiendo lo que todo el mundo está diciendo. Presta especial atención a los mensajes que te hagan cabrear. Responde a la mayoría de ellos, aunque sea sólo en tu cabeza. Asegúrate de compararte mucho con quienes publiquen fotos de sus vidas felices y exitosas para que te sientas adecuadamente deficiente e insatisfecho contigo mismo.

6. Cuando alguien cercano a ti pase de plano, sé fuerte. No llores. No percibas lo que siente tu cuerpo. Evita sentir el dolor plena y conscientemente. Esto evitará que desees sentirte completamente conectado e íntimo con otras personas en tu vida, por temor a perderlos. Esto también ayudará a mantener el dolor enterrado en tu sistema por años, creando una serie de otros problemas mentales y emocionales como el miedo a la muerte, la adicción y el trauma.

7. Cuando alguien discuta contigo o te critique, insiste en que estás en lo correcto. Lucha hasta la muerte mientras defiendes tu posición. Esto te mantendrá adecuadamente fuera de tu cuerpo solidificando tu ego, quien siempre ayuda a mantener el sufrimiento cerca.

8. Asegúrate de creer que tu religión o punto de vista o realidad es la correcta y la única visión. Otras personas con otros puntos de vista y religiones aparentarán ser una amenaza todo el tiempo, lo que aumentará la ansiedad.

9. Evita cualquier tipo de terapia que pudiera ayudarte a resolver traumas pasados. Tal vez la forma número uno para sufrir toda tu vida es no hacer frente a los eventos traumáticos que ayudaron a moldearte durante la infancia o en una época más temprana en tu vida. Esto podría resultar en la adicción, lo que agravará el problema por años.

10. Cuando te sientas deprimido, aíslate completamente. No te conectes con los demás. No busques ayuda médica o terapéutica. No comiences una práctica de atención plena o nada que pueda disolver las creencias que subyacen a la depresión. Continúa revoloteando en la creencia de que estás sólo en tu dolor y que nadie entiende.

(Traducido por Tarsila Murguía desde http://livinginquiries.com/top-ten-ways-to-suffer-more/)

No tengamos un hijo…

Si pretendemos saciar así un caprichoso deseo de posesión, si vamos a amenazar con devolverlo o llamar a la policía cada vez que no haga lo que queremos.

Si vamos a sacarle el pañal cuando nos convenga o nos resulte más cómodo y no cuando él esté realmente preparado,  si vamos a depositarlo frente al televisor para poder entretenernos con nuestras cosas.

Si vamos a forzarlo a “la siesta obligatoria” para que no haga ruido y nos deje dormir tranquilos, si cada vez que nos pida por la noche que le contemos un cuento, le vamos a prometer hacerlo al día siguiente, cuando estemos menos cansados.

Si vamos a condenarlo a practicar el deporte que nos gusta a nosotros y que a él no le despierta el más mínimo interés, si vamos a enojarnos porque juega revolcándose por el piso y se vive ensuciando la remera nueva.

Si vamos a recordarle cada cinco minutos lo bien que hacíamos las cosas cuando teníamos su edad, si vamos a retarlo con violencia mientras le decimos con gesto desencajado: ¡¡ ya te dije que no se grita!!!

Si le hacemos sentir que no sirve para nada porque se le cae un insignificante vaso de leche, si vamos a utilizarlo como trofeo de guerra de nuestro divorcio, o a hacerle elegir con quién de los dos prefiere vivir.

Si creemos que pasar tiempo con él es llevarlo a que se aburra en nuestro trabajo o a que nos acompañe a hacer trámites bancarios, si va a ser el pequeño depositario de toda la bronca que tenemos acumulada contra el jefe o la vida.

Si vamos a facturarle todos los gastos económicos que nos insume su existencia, si vamos a echarle en cara lo mal que jugó el partido por no haber hecho caso a todo lo que le gritamos ininterrumpidamente desde afuera de la cancha.

Si va a agotar nuestra paciencia, apenas un ratito después de habernos sentado a ayudarlo con su tarea, sentenciándole: ¡¿cómo no entendés esto??!!

Si vamos a exponerlo ante los demás haciéndole escenas en lugares públicos y recriminándole lo mal que nos hace quedar con los otros padres del colegio.

si vamos a dejarlo que nos mire con amor casi suplicante, mientras nosotros lo matamos literalmente con la indiferencia, si no somos capaces de sacarnos alguna vez la corbata, transformarla en vincha de pirata y hacer un barco con las sillas del comedor.

Si vamos a derivarlo a otros para que lo eduquen mientras nosotros andamos ocupados en tareas importantísimas. Si nunca, pero nunca, pero nunca, vamos a tener la grandeza de arrodillarnos y ver el mundo desde el lugar que él lo mira.

No tengamos un hijo si vamos a pretender darle todo lo que necesita para ser feliz, menos a quién necesita para serlo de verdad. Tengamos un hijo porque aún cayendo en algunas de las debilidades anteriores; la vida, cada día, nos da una nueva oportunidad de reconciliarnos con ella.

Tengamos un hijo porque pese a que podríamos concentrarnos en descubrir los trucos de ese pequeño mago, y jactarnos de ello, es mucho más sabio sentarnos, simple y plácidamente, a disfrutar de la magia que nos regala.

Autor: Arturo Clariá

YO NO LLENO VACÍOS, NO TAPO AUSENCIAS, NO OCUPO ESPACIOS: YO AMO.

Hay quien encuentra su felicidad curando heridas, los vacíos de otros. Nadie puede negar que en ocasiones, puede ser reconfortante ser el bálsamo que cura tempestades pasadas, el antídoto para esas amarguras que otros dejaron en el corazón de quien amamos ahora.

Ser esa pieza clave en el día a día del ser querido es importante. Ahora bien, nadie ha nacido para ser una muleta cotidiana, ni un pañuelo de lágrimas, ni aún menos, esa pócima con la cual, hacer olvidar un amor imposible o un amor que hizo daño.

Cuando te ofrezcas a alguien hazlo en plenitud. Tú no sustituyes a nadie ni eres el agua que llena los vacíos no resueltos de una persona inmadura, no estás ahí para auxiliar sino para amar y ser amado/a

Esto no quiere decir en absoluto que no nos preocupemos por el pasado de nuestras parejas, por saber cuáles son sus carencias, cuales sus cicatrices internas y sus demonios escondidos.

Debemos saberlo, pero no busques alzarte como el héroe o heroína que pretende salvar y sanar todas sus heridas. No es tu tarea, no es tu responsabilidad esencial.

Nuestra finalidad es acompañar, crecer en pareja, aportar y recibir, amar y ser amado. Es construir un proyecto de forma conjunta donde los esfuerzos sean compartidos.

Quien se pone como único propósito cubrir vacíos, llenar espacios y sanar alientos de tristeza, se acaba fragmentando lentamente… 

Vacíos del alma que se convierten en abismos de distancia en la pareja

¿Has tenido alguna vez una pareja con este tipo de características? Son personas que demandan más que aportan. Al principio suelen cautivar porque a sus ojos, somos como ese aliento que da fuerza a todas sus necesidades, fuerza a sus carencias, y afectos a sus vacíos.

Las personas con vacíos, son ladrones de energías y destructores de emociones positivas. Necesitan ser reafirmados, atendidos y valorados.. Entienden el amor como necesidad y no como intercambio, no como crecimiento de dos personas que se ofrecen en libertad.

Si has vivido en piel propia comprenderás lo que supone este tipo de relaciones. Ahora bien, a pesar de que hay mucha gente que  llega a caer en más de una ocasión en ellas, lo primero que pensamos es en por qué ocurre.

¿Qué hace que nos sintamos atraídos por personas llenas de tantos vacíos?

– Una persona con vacíos es alguien con una baja autoestima que necesita reafirmarse. 

– Este tipo de personalidades atraen porque al principio, nos hacen sentirnos útiles, especiales e importantes: sólo nosotros los hacemos felices, solo nuestro amor los hace felices, les hace olvidar el pasado, sentirse vivos…

– Al principio, se crea una relación con una alta intensidad pasional. Es un amor que necesita, pero no debemos olvidar que los amores que “se necesitan se vuelven también exigentes”

– Cuando alguien está lleno de vacíos está habitado a su vez por las inseguridades. Por ello, es común que se muestren desconfiados/as, que ansíen continuas muestras de amor, las cuales, acaban convirtiéndose poco a poco en un claro chantaje emocional.

– ¿A qué nos referimos cuando una persona tiene vacíos? Los vacíos son heridas del pasado no resueltas. Es indefensión, baja autoestima y una frustración que lejos de resolverse se vuelve en un arma arrojadiza.

Se carga sobre la pareja la dura responsabilidad de sanar todas esas carencias.

Tu responsabilidad no es llenar vacíos: tú mereces amar y ser amado/a

Te lo hemos señalado al inicio y volvemos a reiterarlo: como pareja, como persona que se ha ofrecido por libre voluntad a otra, mereces querer y ser querido/a.

Tú responsabilidad no es sanar, no es ser un cobijo cotidiano, ni alguien que satisface necesidades ajenas sin que tengan en cuenta las tuyas propias.

Tú sabes quién eres y lo que mereces, y si alguien te ofrece su corazón para que ocupes el espacio que otro/a dejó, lo que te ofrece es un amor a medias, un amor con sabor a chantaje que te llenará a ti también de vacíos emocionales

Todos tenemos claro que es muy difícil controlar de quien nos enamoramos. Simplemente sucede, sin apenas buscarlo, sin pretenderlo, en ocasiones hasta sin desearlo.

Porque hay amores que atrapan y arrastran como vendavales que nos ciegan, y a pesar de que nos hacen sentirnos vivos, también nos hieren.

No obstante, debes tener claro estos principios en tu día a día:

Cultiva un amor maduro y consciente,ahí donde ambos miembros son capaces de permitir el crecimiento personal del ser querido, a la vez que propician el de la propia pareja.Tú no eres un sanador de heridas, un ocupante de vacíos, ni un susurrador que hace escampar los miedos. Lo podrás ser unas semanas, unos meses… pero después, ya no será un amor, será una condena.Tu apoyas, y mereces ser apoyado, tu cuidas e incentivas, y tú, te permites ser atendido y valorado cada día.El amor es crecimiento, es plenitud y felicidad inscrita en los pequeños actos.Sin complicidad, respeto y dedicación mutua, el amor no es completo ni auténtico.

Escrito por:
Valeria Sabater

Algo de Pérdida, Apego y Desapego

No eran novios, no iban a serlo nunca, no por falta de ganas si no por falta de interés. Se veían a ratos, eran felices en algunos momentos puntuales Uno de ellos solía ser los fines de semana, cuando la veía en alguna fiesta, y casi siempre a las 5 o 6 de la mañana. Buscaban el calor, la pasión,no buscaban amor, ni relación estable, al menos uno de ellos. Él era libre, como el viento, como los pájaros, volaba de un lado a otro y de vez en cuando necesita posarse en algún sitio. A veces buscaba otro calor, otra cama y otras sabanas que no fuera las de ella. Ella era diferente, no necesitaba a nadie más, solo lo necesita a él, le daba igual cuanto durara el amor entre ellos, porque ella se agarro a que el significado de la palabra amor no llegaba a nada más de lo que ellos dos tenían. Ni más ni menos, ratos de pasión y quizás alguna que otra noche completa, pero a la mañana volvía la pesadilla, los mensajes a destiempo, o incluso mensaje sin responder. Ella se enfada, pero lo hacia con ella misma, le volvía a decir que no la volviera a molestar, que si esa era su manera de querer, que no la quisiera. En realidad era mentira, ella deseaba que su móvil volviera a sonar, aunque fuera a las 5 de la mañana. Quiso pensar que no había otra manera de querer. La cosa seguía, pasaban los meses y entre ellos no cambiaba nada, él era de muchas, ella solo de uno.

Le encantaba pasar noches a su lado, lo miraba mientras él dormía, no se explicaba como lo podía querer tanto. Ella sabia que él la quería, pero ese amor loco ella no lo soportaba. Pensó que seria mejor terminar toda esta aventura que la tenia loca, esta vez de verdad. Él le dijo hasta luego y le dio un beso en los labios, como siempre, pero ella sabia que no era un hasta luego, esta vez seria un adiós definitivo, fijo sus ojos en él, lo miró y lo observó hasta que él cerro la puerta. A ella se le derramo una lagrima y entre dientes dijo: ” Esta vez sí. Te voy a querer siempre..”

Llegaron los mensajes de nuevo a las 5 de la mañana, esta vez no había contestación. Comenzaron llamadas y mensajes durante días, seguía sin contestación, incluso llegaron los bloqueos a todo tipo de red social. Pasaron días, incluso varios meses, hasta que se encontraron. Ella temblaba, a él por primera vez se le hizo un nudo en el estomago, la había perdido y esta vez para siempre. Ella le había dado sentido a su vida con amor de verdad. Encontró a quien la sabía cuidar, la sabía querer. Ella no iba a querer nunca más a alguien como lo había querido a él, pero eso es lo que necesitaba en su vida, un amor tranquilo y verdadero y no volver a querer a nadie como lo quiso a él. El sentido de amor de esa relación jamas podría ser sano.

Pasaron los meses y él seguía igual, pero ahora era diferente, porque en todas las mujeres la buscaba a ella, y no la encontraba, se sentía vacío. Se maldijo mil veces por no haber sabido apreciar el amor que ella siempre había sentido hacia él durante años. Caían lagrimas de sus ojos, no se lo podía creer, lloraba por una mujer, lloraba por amor, lloraba por ella. Cogió su móvil, trago saliva y le mando un último mensaje:  ” Te echo de menos, y te necesito a mi lado ahora y siempre, nunca pensé que yo dijera esto, pero no soy feliz sin ti a mi lado. Te debí querer menos y quererte mejor, siempre te voy a estar esperando pequeña..”

Y una vez más, no hubo contestación.

ANÓNIMO